Enfermedades

“VEJIGA  NERVIOSA” 

 

¿Qué es la “vejiga nerviosa”?

¿Qué molestias da este trastorno?

¿Existe una causa demostrable?

 

Aspectos anatómicos de la vejiga

               La vejiga es un órgano que compone la parte media de las vías urinarias internas y se localiza en la fosa pélvica (hueco pelviano), por detrás del vello púbico. En general, la capacidad de almacenamiento es de 250 ml, pero puede variar de 200 a 500 ml en condiciones normales. Decimos que esta en parte media de las vías urinarias porque por arriba están los riñones, los cuales se conectan a ésta por medio de dos conductos (tubos) llamados uréteres y por abajo esta la uretra; en la mujer este órgano es un conducto corto de 2 a 3cm y se abre por arriba del orificio vaginal y en el hombre mide alrededor de 15 cm y justo debajo de la vejiga, este conducto esta rodeado por la próstata.

Función vesical

            En general, la función principal de la vejiga es de almacenamiento de la orina, ésta es producida por los riñones en forma continua y se va guardando dentro de la misma. Una vez que se llena, se desencadena el reflejo miccional que consiste en la expulsión voluntaria de la orina. La capacidad vesical es muy variable debido principalmente a que algunas personas, sobre todo las mujeres, tienden a conservar mucho tiempo la orina dentro de la vejiga lo que da lugar a agrandamiento progresivo del órgano ampliando así su capacidad.

“Vejiga nerviosa”

            Si usted busca en la literatura médica especializada este término, lo más probable es que no lo encuentre. No hay acuerdo entre los especialistas (urólogos) para adoptar tal nombre. Sin embargo, estas palabras describen bien el comportamiento que tiene este trastorno y, digo trastorno en lugar de enfermedad, porque si buscamos una causa orgánica que sea visible no la vamos a encontrar. El término médico más aceptado, aunque no por todos los colegas, es el de VEJIGA INESTABLE. Este concepto nació de una de las ramas de la urología denominada urodinamia, que estudia la función sensitiva y motora de la vejiga.

Manifestaciones clínicas

            Este problema aparece principalmente en mujeres jóvenes, auque puede afectar a mujeres de más edad (por arriba de los 40 años); y asimismo también afecta algunos varones, aunque más raramente. El deseo intenso de orinar, la sensación de no acabar la micción y el aumento en el número de micciones constituyen las principales molestias. En forma característica, todas estas molestias aumentan o aparecen en relación con fenómenos independientes como el beber agua fría, oír correr el agua de un grifo abierto, tomar alguna bebida en particular como café o durante la ducha; también suele asociarse con algunas emociones intensas como temor, coraje o simplemente estrés.

Pruebas médicas

            Lo más importante en estos casos es descartar otras enfermedades que pudieran causar los mismos síntomas y que fueran factibles de corregirse. Así que el diagnóstico se hace por exclusión, o sea, ya que descartamos la enfermedades más frecuentes. Entre las que destacan las infecciones urinarias simples y sexuales, la litiasis urinaria, el cáncer de vejiga y las cistitis crónicas. No obstante, la urodinamia puede arrojar algunos datos que nos orientan a pensar en este trastorno. Por ello, sugerimos la evaluación completa por parte de algún urólogo.

Tratamiento

            No existe un tratamiento que “cure” este trastorno. Intentamos corregirlo con medicinas llamadas anticolinérgicos que disminuyen la actividad vesical. También sugerimos disminuir el consumo de líquidos, no existe una fórmula mágica para asignar a cada persona la cantidad ideal de agua a ingerir durante el día, ya que existen muchos factores que modifican la necesidad de ésta, por ejemplo, clima, actividad física, edad y enfermedades asociadas. Como mencionaba, una buena parte de la pacientes son mujeres tomadoras compulsivas de agua que al disminuir el consumo mejoran. Así que una regla simple es consumir “agua” (la suma total de todos los líquidos, incluyendo las comidas líquidas) según “lo pida el organismo”.

 

La “vejiga nerviosa” es un trastorno de la “modernidad” y lo más importante es descartar que existan causas peligrosas que pongan en riesgo la vida o la función del organismo.

 


DR. RAFAEL F. VELAZQUEZ MACIAS

Especialista: VÍAS URINARIAS Y SEXUALIDAD (UROLOGIA)